Comprar bragas usadas, una puerta abierta a las fantasías

Comprar bragas usadas, una puerta abierta a las fantasías

Puede que te suene raro comprar bragas usadas online la primera vez que lo escuchas, pero la verdad es que comprar ropa interior femenina usada se ha convertido en un negocio muy popular.

Hay personas dispuestas a pagar por bragas sucias, manchadas con orine, sangre menstrual, o sudadas luego de una sesión de ejercicios. Todo es parte de un juego fetichista en donde ambas partes salen ganando.

En nuestra pagina web puedes escojer to chica favorita y comprar sus bragas usadas o otra lanceria o incluso tacones or zapatos.

En My Little Secret puede alcanzar tus maximas fantasias!

Compra bragas usadas aqui.

Es por esto que han surgidos páginas web donde cualquier mujer, sea cual sea su profesión o características físicas, puede vender su ropa interior usada a fetichistas que sienten placer al obtenerlas.

Olerlas, usarlas, pedirle a sus parejas que las usen o solo coleccionarlas, los compradores deciden qué hacer con ellas sin que nadie tenga que saber que lo que compraron. Y esta es la gran ventaja de sitios como My Little Secret: puedes comprar en anonimato absoluto.

Si deseas adquirir algunas de estas piezas, nadie tiene por qué enterarse de ello o saber tu nombre. La privacidad que brindan portales como éste es una gran ventaja que le agrega más atractivo aun a este fetiche.
Estas plataformas trabajan con envíos por medio de correo. Para que de esta forma, no sea posible conocer los nombres o direcciones de las partes involucradas.

Esto por medio de un código de barras.
Tampoco hay inconvenientes con los paquetes en los que son entregados porque son de lo más discretos, sin que tenga que verse algún logo o marca que delate su contenido. Cuando el comprador tiene su prenda en manos, se acabó, nadie tiene por qué enterarse de lo que ha recibido.

Otra gran ventaja es que la comunicación es exclusiva entre la vendedora y el comprador, por lo que el comprador puede pedirle bragas usadas con ciertas indicaciones. Por ejemplo, si desea que la use por tres o cuatro días, o si desea una prenda nueva con pocas veces de uso, hasta le puede pedir que haga alguna clase de actividad con ella.

Las vendedoras suelen enviar fotos de la ropa interior puesta para confirmar que han seguido las indicaciones del comprador. Además los precios suelen variar según lo pedido por la vendedora, y los dispuesto a pagar por el comprador.

Lo cierto es que las sumas de dinero en juego serán mucho más elevadas que lo gastado en la compra de la braga en sí.

Pero la lista de posibilidades sigue en aumento porque, no solo se puede pedir que las usen de una determinada forma sino escoger a la chica que más deseen.

Aunque este negocio comenzó a popularizarse en occidente gracias a actrices porno, en la actualidad deportistas, doctoras, maestras y secretarias han ingresado a él. Hasta hay una categoría especial para las mujeres embarazadas quienes son una de las categorías más populares.

En Japón, donde todo inició y tiene más tiempo de moda, existen incluso máquinas expendedoras que las venden, por lo que parece ser que todavía le queda mucho por expandirse a la venta de bragas usadas por esta parte del mundo.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *